los familiares de los mineros atrapados en los pozos de carbón de El Pinabete apoyaron la decisión del gobierno federal de aceptar la colaboración internacional para hacer más eficiente el rescate, pero advirtieron que es una medida que parece estar de más.

Espacio Publicitario

Las familias recuerdan que solicitaron desde el principio la intervención de expertos extranjeros para que ayudaran en el diseño y ejecución de la operación de rescate.

La señora Magdalena Montelongo, cuyo hermano Jaime es uno de los diez trabajadores que permanecen dentro de los pozos inundados, lamenta que se haya perdido tiempo antes de aceptar el apoyo del exterior.

“Si lo hubieran tomado en cuenta desde el principio, aceptando las opiniones de otras partes, tal vez no estaríamos aquí ahora. No sé si ya está autorizado o si sólo lo están planeando. No sé si ya es algo concreto, que estén pidiendo esa ayuda”, comentó.

Espacio Publicitario

Por su parte, Claudio Mireles, hijo del minero José Luis Mireles, consideró que ha pasado mucho tiempo y “sabe cómo está la gente ahí abajo”.

Espacio Publicitario

Dijo que los responsables de la operación de rescate perdieron la oportunidad de entrar a buscar a los mineros atrapados cuando el nivel del agua bajó a menos de un metro.

“Tardaron una semana en controlar el agua, ahora van a tardar otra. Se ha perdido la oportunidad y la esperanza”, lamentó.

En las últimas horas se han iniciado los estudios geológicos en la mina Conchas Norte, adyacente a los pozos de carbón inundados, para preparar la perforación de barrenos con el fin de construir una barrera que bloquee el paso del agua.

Comments

comments