Hace varios miles de años, el ser humano alcanzó un hito en su historia: comenzaron a surgir las primeras civilizaciones complejas conocidas.  

Espacio Publicitario

Las personas que caminaban y se reunían en las ciudades más antiguas del mundo habrían sido familiares en muchos aspectos para los urbanitas modernos de hoy.  

Pero desde entonces, los cerebros humanos se han reducido ligeramente.  

Y según un análisis de fósiles craneales, que Jeremy DeSilva antropólogo del Dartmouth College de Estados Unidos y su equipo públicaron el año pasado, el encogimiento comenzó hace apenas 3.000 años. 

“Esto es mucho más reciente de lo que esperábamos”, dice DeSilva. 

Espacio Publicitario

“Esperábamos que la cifra fuera algo más cercano a los 30.000 años”. 

¿Por qué lo humanos de hace 3,000 años tenían el cerebro más grande que el de nosotros? 3

La agricultura surgió hace entre 10.000 y 5.000 años, aunque hay indicios de que el cultivo de plantas pudo comenzar hace 23.000 años. 

Espacio Publicitario

Pronto siguieron las civilizaciones en expansión, llenas de arquitectura y maquinaria. 

La primera escritura apareció más o menos en la misma época. 

¿Por qué, durante esta época de extraordinario desarrollo tecnológico, los cerebros humanos empezaron a disminuir de tamaño? 

En 2018, un equipo de investigadores analizó un gran volumen de datos del Biobanco del Reino Unido, una vasta base de datos biomédicos que contiene, entre otras cosas, escáneres cerebrales y resultados de pruebas de coeficiente intelectual de miles de personas. 

¿Por qué lo humanos de hace 3,000 años tenían el cerebro más grande que el de nosotros? 4

El estudio reveló que tener un cerebro más grande se asociaba, por término medio, con un rendimiento ligeramente mejor en las pruebas de CI, pero, lo que es más importante, la relación no era determinista. 

Eso significa que había algunas personas que obtenían muy buenos resultados en las pruebas a pesar de tener cerebros relativamente pequeños y viceversa. 

“Realmente no hay una relación muy fuerte”, dice Koellinger. “Está por todas partes”. 

Comments

comments