Una madre de Salt Lake City, Utah (Estados Unidos), encontró una forma de mantener a su familia económicamente. Se trata de Devyn Ricks, una mujer que ha jugado a los videojuegos desde que era una niña y que ahora los utiliza para generar ingresos para su familia. 

Espacio Publicitario

Hace aproximadamente un año, Ricks empezó a impartir clases de lengua y escritura por Internet. Integró los videojuegos en su método de enseñanza para llamar la atención de sus alumnos y facilitar el proceso de aprendizaje. 

Esto fue algo que encantó a muchos de sus alumnos, que se quedaron con ganas de más. Así fue como empezó a impartir cursos de videojuegos por entre 13 y 15 dólares la hora. En él, ayuda a sus alumnos a pasar juegos como Pokémon y The Legend of Zelda o disfruta con ellos de partidas de Mario Kart y Animal Crossing. 

Espacio Publicitario

“Durante mucho tiempo me dio pena jugar a los videojuegos, sobre todo cuando era niño. Nunca imaginé que ganaría dinero jugando a los videojuegos”, dice Ricks. 

Pero, ¿cuál es el valor de esto? En primer lugar, es la creación de una comunidad en la que los niños pueden disfrutar de sus videojuegos favoritos en compañía de otros y bajo la supervisión de un adulto. Además, es un concepto que da tranquilidad a sus padres, ya que garantizan que el tiempo que sus hijos utilizan para jugar está en un entorno seguro y alejado de depredadores o ideas tóxicas. 

Espacio Publicitario

“Nos conectamos juntos y tenemos carreras. Me gusta tener un trofeo en la oficina y decir ‘eres una estrella’ y ellos dicen ‘¡soy la estrella!’ es muy divertido (…) Tengo alumnos de todo el mundo”, finalizó. 

Comments

comments